11 febrero 2007

Entre fiambres y diamantes


Cabeza de jíbaro

El servicio ya es viejo y aunque conocido, no deja de asombrar. Leo en Informativos Telecinco.com:


«Una británica ha encargado una sortija de diamantes fabricada a partir de las cenizas de sus animales domésticos preferidos.»

La búsqueda de la trascendencia y la memoria por parte de las personas es increible. Encargamos retratos, estatuas, mausoleos, se dedican vidas completas a reivindicar la memoria y la obra de ciertos individuos, se guardan celosamente objetos que nos los recuerdan. Tendemos a mitificar todo lo referente a él, y el caso es que el finado era humano de los que le olía el aliento, eructaba y se urgaba los dientes con un palillo.

Todo esto me recuerda a una pareja de vecinos, ya mayores, los cuales tras que se le muriera su perrito faldero lo hicieron disecar y adivinidad donde lo expusieron: ¡exacto!¡encima del televisor! La gracia es que el televisor estaba orientado hacia la puerta de la calle y a mí de pequeño me daba yuyu pasar por delante, porque con los años más que perro parecía rata.

Para mí no he decidido aún destino. La sepultura no me apetece (he visto demasiadas películas de zombis.) El embalsamiento, la momificación, lo mismo. La incineración quizás, pero la duda es que hacer después con las cenizas. Lo del diamante me parece una cursilería y un riesgo: se te cae el anillo por el inodoro y le das a la abuelita un entierro vikingo. O quizás que me disequen y me hagan alfombrilla para el ratón.

Enlaces relacionados con el tema:
  • Algordanza, empresa suiza que se dedica al tema de fabricar diamantes con las cenizas.

2 comentarios:

demoniodecrio dijo...

¿Tú como alfombrilla de ratón?... eso si que me daría yuyu jajajaja.

Ya prefiero que me tiren al basurero y que me la coman las gaviotas...

LOLA GRACIA dijo...

Chico, qué es de tu vida??