14 noviembre 2010

Decálogo para lavar la conciencia del buen maltratador



  1. No eres agresivo ni violento, simplemente hay cosas que te sacan de quicio y no tienes por qué aceptarlas. Te sales de las casillas porque sabes que tienes razón.
  2. Tus opiniones, ideas, principios, gustos son cojonudos y los defiendes a muerte. Tú no eres un hipócrita de los que dicen una cosa y hacen otra.
  3. Eres muy responsable. Cuidas de todas las cosas que te pertenecen, sea tu familia, pareja, amigos o equipo de fútbol. Son algo tuyo.
  4. Quieres con locura a tu pareja y se lo demuestras a diario, delante de todos con gestos de cariño como azotes, agarrones o besos.
  5. A pesar de todo lo que la quieres, sabes que los enfrentamientos son inevitables ¿qué es una pareja que no discute? Durante la discusión y aunque lo parezca, NO la insultas. En realidad, utilizas un lenguaje irónico para que comprenda lo equivocada que está. Hablas en broma para quitarle hierro al asunto. También en broma, alguna vez haz hecho gestos de pegarla o abofetearla, pero sabes que no va en serio. Si rara vez te has sobrepasado has sido tan hombre de reconocerlo e incluso has aceptado que ella no reconozca su parte de culpa.
  6. Eres muy paciente. Soportas todas las tonterías de ella. ¿Cuántas veces le has dado la razón cuando no la tenía? Todo es culpa de su familia, sus amigos, sus compañeros, su entorno o su educación. En el fondo es maniática como TODAS las mujeres. Ni es tan inteligente ni está tan preparada como tú. Por eso la corriges continua y automáticamente, ya que sabes que se equivoca con todo y necesita tu ayuda al opinar, al decidir, al conducir,al escoger, al planear, etc.
  7. En tu vida están tus amigos. Son parte imprescindible de ella. Tu pareja ha de comprender y aceptar que es así. Ellos estaban ANTES que ella y no piensas renunciar a ellos. No por ello has de soportar a las gilipollas de sus amigas y menos a los imbéciles de sus amigos.
  8. El sexo es importante en una relación. Tu pareja lo sabe y por eso te manipula. Sabes que si se niega es para mangonearte y eso si que no tienes por qué aguantárselo. Nadie te puede condenar por ello.
  9. Tú y tu pareja sois libres de llevar la relación como os de la gana. NADIE tiene por qué opinar ya sean padres, amigos o desconocidos, por eso no toleras que NADIE se meta por medio. Sólo vosotros sabeis lo mucho que os amais y si opinan ¡te la suda!
  10. Sabes perfectamente que NO eres un maltratador. ¿Querría un maltratador TANTO a su pareja?¿le TOLERARÍA tantas cosas? Sabes que no y que quien te acusa es un mierda y un envidioso.

1 comentario:

Señorita Estropajo dijo...

Hay muchos más maltratadores que retratar además del gañán neandertal. Hay un tipo en particular que está muy lejos de ser retratado así dado que suele tener estudios y ser del tipo que incluso llega a condenar el maltrato físico y en el que no se suele retratar, no se suele reparar en él: el maltratador psicológico.
Son muchos, demasiados, y apenas hay gente capaz de reconocerlos salvo los que alguna vez tuvieron la desgracia de tratar con uno.