02 septiembre 2006

Penis canis et templari


cojín IKEA

Leo en 20minutos.es el revuelo que ha causado el conjunto de rótula y tibia de un perro por su parecido con un pene. Aparece en la página dos del catálogo 2007 de IKEA y me da que pensar dos cosas: a) Que mucha gente se aburre b) Que mucha gente desconoce la anatomía perruna.

Para mi opinión, la culpa la tiene el porno gratuito. Tanto ver pollas HUMANAS en erección le han dejado al "internetero" medio una grave lesión cerebral. A toda imagen le aplica penes erectos y cree verlos en todas partes. Es algo freudiano e infantil. Dadle a un niño la foto de un modelo y un rotulador, y acto seguido le dibujará gafas, bigote y una polla.

Además, cualquier padre de familia responsable y aficionado a la zoofilia, sabe que el pene de un perro no es así. Lo que ahí parece verse es un pene humano que anatómicamente no encajaría con el galgo. La verdad es que me ha costado un rato encontrar a qué se refería la noticia, pero en fin, otros se ve que tienen vista de lince.

Lo que es curioso es que nadie comente la decoración de los dos cojines rojos de la misma foto: ¡el laberinto templario de la catedral de Chartres!¿Será IKEA la embajada sueca del Priorato de Sion? (el cojín se llama FREJA LABYEINT, diseñado por Kazuyo Nomura, y su precio es de 19,95 €.)

4 comentarios:

MjWoman dijo...

Es que hay mucha gente de mente enferma... y en cuanto al cojín, yo estuve a punto de comprarmelo pero me rayé mucho.. supongo q me daba mal rollo

desmitificador dijo...

Hombre, tampoco se trata de un cojín esotérico :D. Nada de ir ponerle el culo encima y que te aparezca el fantasma de Jiménez del Oso. Gracias por tu comentario mjwoman.

Linkita dijo...

Desde luego... incluso señalado en rojo me ha costado verlo... Qué aburrimiento hay en el mundo. =)

LOLA GRACIA dijo...

Pues a mí me gusta el cojín. Será porque me va todo lo esotérico ja,ja. Tanto estudiar para luego creerme todo el rollo ese del tarot. A mí también me costó mucho verle la pilila al perrito y, en cualquier caso, esto me huele a invento publicitario de los dueños de IKEA, que por cierto, son gente con una educación tirando a luterana y conservadora. Pero, claro, a la hora de vender...