24 agosto 2006

Cruise crucificado


Cruise crucificado

Tom Cruise, el "actor" (histérico e histriónico) protagonista de las mierdisagas de «Misión Imposible» y ex-niño guapo de Hollywood, ha sido despedido (fired que dicen los americanos; ¡me encanta esa expresión!¡escopetao!) de Paramount Pictures, productora con la cual tenía un contrato por catorce años, debido a que «su conducta reciente no es aceptable» para la misma.

¿A alguien le extraña? A ver. Con la mierdisaga le puso a la productora un total de dos mil millones de dólares en taquilla. Eso, pensaban Tom y su representante, sería suficiente para que fuera respetado por los santurrones de los productores. De ahí el engaño. Tom Cruise no es ni un actor, ni una mina de oro, ni un Rey Midas (término que tanto se aplica últimamente a aquel que gana cuatro cuartos con un par de películas) sino una gallina de los huevos de oro, y como tal tiene que demostrar que no hace correspondencia con el refrán que proclama que eres MÁS que las ídems.

Lo sentimos Tom. Dedícate ahora todo tu tiempo libre (que esperemos que sea mucho) a la misteriosa Cruisena (¿por qué tanto misterio?¿será negra?) a la mojigata Katie y a la secta de la Cienciología, aunque cuando se huelan que estás arrruinado lo mismo la una te repudia, la otra se divorcia y los otros te excomulgan.


Otros enlaces sobre le tema:

2 comentarios:

PIlar M Clares dijo...

Y encima se comió la placenta de su hija...agggggg

desmitificador dijo...

Lo que siempre me he preguntado es si esperó a llegar a casa para comérsela en un sandwich con mayonesa y huevos duros o se la cocinó allí mismo con un sofrito de ajos en un hornillo.