03 agosto 2006

Publicidad nacional socialista

protector nazi

A mi parecer, ya que estamos en pleno siglo XXI, es hora de que desaparezca una característica (y función) de la publicidad en soporte visual: la estereotipadora.

¡¡¡Fuera niños con gorra, papás con sonrisa perfecta, mamás con físico de niñas de dieciseis años!!!

El colmo lo he visto estas semanas en el spot publicitario de una marca de crema protectora solar. La característica del producto que resaltaban era su poca densidad (casi líquida) lo cual evitaba que uno termine rebozado de arena con aspecto de croqueta. En un momento del anuncio, hacen una comparativa: a la izquierda un chico joven bronceado y con aspecto saludable se aplica el producto mientras se descojona del individuo de la derecha, un hosco y enclenque calvo de piel blanquecina, el cual se aplica otro producto a causa de lo cual aparece cubierto hasta las cejas de arena adherida.

¿Qué me están ustedes tratando de comunicar?¿que si soy calvo, enclenque y de piel blanquecina soy un DESECHO SOCIAL?¿que puede venir cualquiera a reirse de mí, a ofenderme?¿que soy TAN TONTO de creerme que comprándome su producto voy a transformarme en el icono gay que aparece en el anuncio?

Por mi experiencia sé, que este tipo de anuncios estereotipados es debido a la falta de creatividad que existe en las agencias debido a la saturación de publicidad que existe en la actualidad (eso y el mal gusto de los clientes), pero ya es hora de una evolución ¡cojones!.

3 comentarios:

karuna dijo...

y qué razón tienes, hay anuncios que verdaderamente dan pena. Otros son bastante graciosos (como el del perro tan listo que hacía todas las tareas de la casa que su dueño le encomendaba, eso sí, cuando le manda a comprar la bonoloto... el perro ya no vuelve eh?)

Saludos,
karuna

desmitificador dijo...

Muchas gracias por tu comentario karuna.

cuentolasgotas dijo...

En México todos los anuncios publicitarios se basan completamente en clichés hollywoodenses racistas que, para empezar, no van de acuerdo con nuestra constitución genética(aparecen modelos blancas, ojos verdes, cabello rubio, aún cuando la mayoría de los mexicanos somos morenos) o, peor, se basan en estereotipos machistas (los anuncios de detergentes o productos para los niños van dirigidos a mujeres, a madres), cosa que creo que no pasa tanto en los Estados Unidos, donde los anuncios son principalmente de comida y donde aparece cualquier persona. Osea, nos quedamos con su basura que ni ellos se aplican.